Día 5. Dónde sentarse a escribir.

García Márquez, o algún otro novelista, dijo alguna vez que para ser un buen escritor había que tener un buen culo, para pasarse muchísimas horas sentado escribiendo en la misma silla. Mi historia ha sido otra, esto de andar escribiendo una novela me está haciendo sacar es pierna pues me paso todos el día caminando de la casa a un café, a la universidad, a un parque, a otro café, buscando un sitio donde me sienta bien escribiendo.

A veces lo encuentro y es increíble, salen angelitos cantando aleluya alrededor mío y todas esas cosas. Pero puede pasar que al día siguiente voy al mismo lugar, a la misma hora, y no está la misma magia, entonces tengo que volver a empezar a caminar.

Hoy, después de mucho tiempo, logré escribir estando en casa. En mi cama, con la espalda contra la pared, pude trabajar la escena del aguardiente y empezar a enforcarla por dónde quería. Fue perfecto. Pero es mejor no jurarle amor eterno a ningún lugar, uno siempre se ilusiona y al siguiente día llega el despecho.

2 comentarios en “Día 5. Dónde sentarse a escribir.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s